Robot Artas: microinjertos con mayor precisión

Robot-artas-implante-capilarBásicamente, los implantes capilares consisten en la extracción de cabello del propio paciente para insertalo en aquellas zonas en las que la alopecia ha hecho acto de presencia. ¿El resultado? Una repoblación capilar con un resultado muy natural y definitivo. Los avances médicos y tecnológicos han permitido perfeccionar esta técnica y adaptarla a las necesidades de cada paciente, consiguiendo así una mayor precisión y optimizando cada uno de los procesos. Y lo más novedoso en este sentido es el microinjerto robotizado.

No existe un microinjerto “estándar” sino que actualmente se ofrece a las personas que han optado por esta solución para abordar sus problemas de alopecia distintas técnicas de implante capilar, que se diferencian fundamentalmente en la forma en la que se obtienen los folículos que se van a trasplantar. La elección de una u otra depende de las características de cada caso y es el experto en este tipo de procedimientos quien siempre lo valora y asesora en este sentido.

La técnica de microinjerto Strip, FUSS o “de tira” consiste en extraer una tira de piel de la zona donante (generalmente en el área occipital) a partir de la cual se obtiene un buen número de folículos que posteriormente se injertan. Esta extracción requiere sutura para cerrar la zona donante, quedando una cicatriz imperceptible. Con esta técnica se pueden realizar muchos injertos en poco tiempo, por lo que está recomendada en los casos de alopecias de gran extensión.

En la técnica de microinjerto FUE (el nombre se corresponde a las siglas en inglés de “Extracción de Unidad Folicular”), los folículos se obtienen de forma individualizada (lo habitual es que procedan de la zona posterior de la cabeza, que hay que afeitar previamente), utilizando para ello un “sacabocados”. No se necesita sutura, pero esta extracción “folículo a folículo” hace que la duración del procedimiento sea mayor. Esta técnica se aconseja para las situaciones en las que hay que implantar pocas cantidades de pelo (cubrir cicatrices o repoblar zonas como las cejas, la barba o las patillas).

La introducción del robot Artas dentro de los procedimientos que se emplean actualmente para llevar a cabo la intervención de microinjerto supone un paso más en esta técnica de obtención individualizada de folículos. Se trata de un sistema que aúna la tecnología informática y la robótica de forma que todo el proceso se realiza de forma automatizada.

Las posibilidades que incorpora este sistema innovador hacen posible que la obtención de los cabellos a injertar se lleve a cabo con una mayor precisión ya que cada uno de los folículos se extrae de forma individualizada. Además, y respecto a la técnica FUE convencional, el microinjerto con el robot Artas minimiza el daño que se puede producir en los folículos al extraerlos, permitiendo así una mayor supervivencia de los mismos, y reduce considerablemente el tiempo de duración de la intervención.