Robot Artas: innovación puntera en el campo del microinjerto

ARTAS-hair-restoration-system Los implantes capilares, que se llevan a cabo mediante la técnica de microinjerto, se realizan gracias a la utilización de la tecnología más avanzada. Con ello se consigue realizar todo el proceso con la mayor precisión y se aseguran unos resultados lo más favorables posible. En esta línea, el robot Artas se puede considerar lo último de lo último en lo que a tecnología en el campo del microinjerto se refiere y supone una de las innovaciones más destacables en la amplia cartera de servicios que ofrecen las clínicas Svenson.

Actualmente, existen dos técnicas que permiten la realización de un micorinjerto: la STRIP, o “de la tira”, que permite obtener una gran cantidad de injertos, dejando una cicatriz prácticamente imperceptible en la parte posterior de la cabeza, y la técnica FUE (Follicular Unit Extraction), en la que los folículos que posteriormente van a ser trasplantados se obtienen mediante el uso de un instrumento quirúrgico especial, el “sacabocados” microscópico (una especie de punzón cutáneo, normalmente de unos 0, 8 -1 mm de diámetro) que, sin necesidad de cortes ni suturas (el área de extracción es mínima), extrae los folículos en la zona donante sin dejar ningún tipo de cicatriz

La principal aportación del robot Artas es que permite realizar de forma más rápida y con mayor precisión la técnica de microinjerto FUE. Aunque el FUE manual o “convencional” es un método seguro, el uso del “sacabocados” aumenta el tiempo de la intervención y conlleva el riesgo de que se seccionen folículos durante la extracción. Además, no optimiza todo el cabello extraído en áreas amplias y hace que sea necesario rapar al paciente en la zona donante, de ahí que se utilice en los casos en los que hay que implantar pocas cantidades de pelo: cejas, pestañas, barba, patillas, cicatrices…

Todos estos inconvenientes o cuestiones mejorables que tiene la técnica FUE “estándar” quedan subsanados con el microinjerto robotizado. En efecto, la incorporación de la innovadora tecnología Artas, que dispone de un control robótico dirigido por un ordenador, permite extraer los folículos de forma individualizada (uno por uno), con lo que el procedimiento de extracción sube enteros en lo que a precisión se refiere.

Asimismo, la extracción robotizada reduce considerablemente el tiempo total de la intervención. Otra de sus ventajas es que permite una mayor supervivencia de los folículos a implantar y, al no haber cicatriz lineal, disminuye también el periodo de recuperación. 

Para saber si un caso concreto puede someterse a un microinjerto robotizado es imprescindible el análisis y el consejo de los especialistas de Svenson, quienes además de informar y poner a disposición de sus pacientes todas las técnicas de trasplante capilar, recomiendan cuál es la que mejor se adapta a las necesidades y características concretas de cada caso, además de resolver las dudas más frecuentes que surgen en torno a esta intervención.