Por qué no se cae el pelo microinjertado

Operacion-microinjerto Actualmente el microinjerto de pelo tiene un alto índice de satisfacción tanto para hombres como para mujeres. Es considerada una de las mejores opciones para resolver los problemas de calvicie y superar los efectos psicológicos que representan para cada paciente enfrentarse a un aspecto físico que no se desea. 

La operación de microinjerto ofrece una solución permanente para la pérdida del cabello y está dirigida a personas a quienes los tratamientos médicos y cosméticos no han dado los resultados esperados. La intervención es por anestesia local, la cicatriz es mínima y se cubre con el cabello por lo que no se aprecia posteriormente a la intervención.

Aunque el pelo trasplantado que se ve en la superficie del cuero cabelludo puede caerse inicialmente, sus raíces permanecen y quedarán en reposo durante 10-14 semanas, a partir del cual los nuevos pelos comenzarán a crecer.

Esto sucede porque es una técnica que consiste en la extracción de folículos pilosos de la zona posterior y lateral de la cabeza. Estas  son áreas codificadas genéticamente de una manera diferente y no se caen.

Otra de las razones es que el cuerpo reconoce el microinjerto como propio al realizarse con su mismo cabello por lo que no surgen problemas de rechazo, durante la recuperación tras la operación de microinjerto.

Enseguida que el cuerpo reconoce el injerto, comienza a activar la circulación vascular para alimentar al transplante ayudando a que este sobreviva.

Al trasplantar la unidad folicular este cabello se mantendrá sano y fuerte, de la misma manera a como se encontraba en la zona de origen, por lo que  después de un tiempo producirá una nueva cabellera permanente.

Este período de adaptación suele durar entre tres y cinco meses, los folículos comenzarán a crecer, en un promedio de 1 centímetro por mes. Debido a que los cabellos injertados van teniendo mayor grosor y consistencia, el paciente obtendrá resultados más visibles a partir de los de 12 meses de haberse sometido a la intervención.

En centros especializados como Svenson los pacientes con problemas de alopecia pueden acudir para someterse a un estudio sobre su situación, participar y decidir, dependiendo de los resultados deseados, someterse a la intervención de microinjerto.