“Podré tener el pelo rizado tras un microinjerto” y otras ideas erróneas

4838445181_509efa1012_zEl microinjerto es hoy por hoy la técnica más efectiva –y, también, la más popular- para solucionar la pérdida de cabello. Tanto famosos como anónimos acuden cada vez más a ella y el “boca a boca” sobre los buenos resultados que se obtienen ha jugado un papel importante en este “éxito”. Sin embargo, aún hay una serie de mitos, falsas creencias e ideas erróneas alrededor de esta intervención que es importante aclarar para saber exactamente en qué consiste un microinjerto capilar y, sobre todo, qué se puede esperar de él:

-“Los implantes en las entradas quedan raros, poco naturales, artificiales. La parte frontal del cabello (las entradas) es la primera zona en la que se manifiesta la alopecia androgenética y, de hecho, este es el tipo de microinjerto más demandado por los pacientes. El resultado es sumamente natural, ya que el injerto de los cabellos extraídos de la zona receptora se ajusta a un diseño que respeta la línea natural de pelo de cada paciente, asegurando así que éste va a presentar una apariencia similar a la que tenía antes de perder el cabello en esta zona. En cuanto a la posibilidad de un trasplante de pelo para calvicie total, es una opción que no es muy realista teniendo en cuenta las técnicas que se aplican para implantar cabello. Es el especialista quién debe decidir la técnica de microinjerto a utilizar según la causa que haya originado este tipo de alopecia, buscando siempre solucionar el problema con un resultado lo más natural posible. Para las calvicies muy avanzadas y los casos donde el área a repoblar es grande, el trasplante de pelo mediante microinjerto no suele ser una solución adecuada frente a otras alternativas como los sistemas de integración capilar.

-“Además de repoblar la cabeza, sirve para alisar el pelo o para tener el pelo rizado, según se quiera”. Esta afirmación carece totalmente de fundamento. El pelo trasplantado se desarrolla de forma similar al cabello que aún permanece en la cabeza y mantiene las mismas características de la zona capilar de la que proviene, (y que siempre es de la misma persona que se somete a la intervención; nunca se pone el “pelo de otro”, otra idea errónea) y esto significa que si se tiene el cabello rizado, el pelo trasplantado será rizado también y lo mismo ocurre en el caso del pelo liso. Por tanto, el microinjerto no altera en absoluto ni la estructura ni la naturaleza del cabello.

-“¡Podré lucir una poblada cabellera de un día para otro!” Una de las cuestiones que más dudas suscitan es la de cuánto tarda en verse el resultado del trasplante de pelo. En este tema, la impaciencia suele jugar en contra, pero la espera vale la pena. Hay que tener en cuenta que el pelo trasplantado tiene que seguir su ritmo de desarrollo (similar al de los cabellos que permanecen en la cabeza) y que el folículo injertado debe pasar un periodo de adaptación de entre 2 y 5 meses, aproximadamente, lo que significa que hay que esperar entre 8 y 9 meses para poder disfrutar del resultado final del microinjerto, aunque en la mayoría de los casos seis meses después de la intervención el crecimiento del nuevo cabello es ya bastante evidente.

 

FOTO: Evan