Implantes: la solución definitiva para recuperar el pelo

El microinjerto capilar ya es reconocido hoy en día como la mejor solución para recuperar el cabello perdido. ¿Qué zonas capilares se pueden intervenir con esta técnica? ¿Se utilizan técnicas diferentes en cada caso? 

Desde Svenson, referente en cirugía capilar, queremos explicarte los diferentes tipos de microinjerto que existen. Los buenos resultados, totalmente naturales, están garantizados en todos ellos.

Implantes en entradas y coronilla

La pérdida de cabello en las entradas y en la coronilla es característica de los hombres que sufren alopecia androgenética (calvicie común). Más del 80 % de ellos la padecen, por lo que podemos afirmar que se trata del tipo de caída capilar más extendido. Según va evolucionando, los hombres van viendo modificada su imagen, añadiendo en muchos casos una apariencia propia de una persona de mayor edad. Muchos de ellos buscan soluciones para “ponerse pelo” y recuperar la imagen que tenían antes. Por eso, los dos tipos más comunes y conocidos de trasplante de pelo son el microinjerto en las entradas y los implantes de pelo en la coronilla. 

Para cubrir las zonas despobladas, se extraen las unidades foliculares (UFs) necesarias de la zona donante, la parte posterior de la cabeza. La extracción se puede realizar con cualquiera de las técnicas existentes (FUE manual, FUE robotizada Artas o Strip) dependiendo de las características de la zona donante y de las necesidades concretas del paciente. El proceso se realiza respetando el ángulo de crecimiento y dirección de los folículos que ya existen, para que el resultado quede natural.

En algunos casos en los que la zona donante es limitada, para dar la densidad necesaria en la zona de la coronilla, se injertan cabellos extraídos de la zona inferior de la barba, mediante técnica FUE. 

La caída del cabello, en una alopecia androgenética, no llega a estabilizarse hasta los 55 ó 60 años. Se debe considerar por lo tanto que, aunque el resultado del microinjerto es permanente, la evolución del pelo natural seguirá su curso. Un correcto diseño del cirujano, que tenga en cuenta esta evolución, garantizará que pasados los años el resultado siga siendo totalmente natural, aunque la densidad capilar haya podido descender.

Los cirujanos de Svenson insisten en la importancia de cuidar y preparar la zona receptora, para que el resultado del microinjerto sea el mejor posible. Por eso, en muchas ocasiones es necesario preparar la zona que va a ser intervenida con tratamientos de medicina regenerativa, como la Terapia Regenera o el Plasma Rico en Plaquetas. 

implantes-capilares
injerto-en-las-entradas

El microinjerto en entradas también es solicitado por aquellas personas que, sin sufrir ningún proceso alopécico, quieren modificar su línea frontal del pelo. El diseño, en este caso, es todavía más importante ya que se está reconstruyendo la línea que enmarca la cara, y debe continuar siendo natural y definiendo a la persona. En estos casos son necesarias dos intervenciones para no dañar la vascularización de una piel a la que hay que realizar más injertos, ya que en esa zona no hay pelo y se tiene que conseguir una densidad igual de natural que en las que sí lo hay. 

Ya sea por una alopecia androgenética o para adelantar la línea frontal del pelo, para determinar las necesidades concretas de la intervención así como el presupuesto, es necesario el estudio personal del caso por parte del equipo de expertos capilares. Estos, en primer lugar, deben asegurar que el microinjerto puede llevarse a cabo. Este análisis y diagnóstico se puede realizar de forma gratuita y sin compromiso en cualquier centro Svenson.

Por lo demás, el postoperatorio es sencillo, evitando exposición al sol, agresiones en la zona y cuidando una pequeña costra que desaparece en pocos días. Es importante saber que los resultados óptimos aparecen entre 6 y 8 meses después de la intervención, tiempo durante el cual los folículos se adaptan y nace en ellos nuevo pelo. El resultado definitivo se podrá ver al año.

En resumen, el microinjerto en entradas y coronilla es un proceso sencillo, eficaz y totalmente recomendable para cambiar la apariencia de frente y coronilla. Este tipo de intervención ha llegado a ser muy popular por la gran cantidad de famosos (actores, políticos, futbolistas,…) que han experimentado un llamativo rejuvenecimiento en su imagen gracias a implantes capilares. 

Implantes en barbas, patillas y bigote

En los últimos años la barba se ha convertido en un “complemento” indispensable para tener un look adaptado a la moda actual. Sin embargo, no todas las barbas tienen la densidad o están lo suficientemente pobladas como para ser lucidas de forma que resulten favorecedoras para la imagen.

La ausencia de vello facial suficiente, una distribución de la barba irregular o la existencia de cicatrices son algunas de las causas por las que muchos hombres han decidido optar por el microinjerto para poder así lucir la barba deseada.

La técnica de esta intervención es la misma que la que se emplea para los microinjertos en el cuero cabelludo, cuyos avances han permitido que ahora también se pueda realizar en otras zonas del cuerpo como es el caso de la barba. 

El cabello a injertar se extrae de la zona posterior de la cabeza mediante cualquiera de las técnicas existentes (FUE manual, FUE robotizada Artas o Strip). Las unidades foliculares deben ser únicamente de uno o dos cabellos ya que en la barba no se encuentran UFs de una mayor densidad.

El cabello comienza a crecer a los dos o tres meses desde la intervención y los resultados, totalmente naturales, son visibles parcialmente a los seis u ocho meses y, definitivamente, al año aproximadamente.

El postoperatorio es muy sencillo. Tras la intervención, realizada con anestesia local, el paciente puede irse a casa. Se le realizan curas al día siguiente en la clínica y después el seguimiento desde el centro Svenson más cercano.

A los 15 días de la intervencíon puede recortarse la barba con tijeras. A partir del mes y medio ya puede afeitarse con normalidad y aplicarse los tratamientos que desee (cremas hidratantes, aftershave, etc).

posoperatorio-implante-capilar-barba

Tras una intervención de microinjerto se recomienda que, durante al menos un mes, no de el sol de forma directa sobre la zona injertada. En el caso de la barba, la zona está muy expuesta, aunque se puedan llevar gorros o bufandas, por lo que se recomienda que este tipo de intervención se realice en meses con menos horas de sol.

Durante los seis meses posteriores a la intervención, si se va a exponer la zona de forma continuada al sol, ya sea en la playa o en la montaña, se recomienda el uso de cremas protección solar de alta graduación.

 

Implantes en cejas

implante-de-cejas-en-svenson

La función estética de las cejas en el diseño del rostro es clave en los cánones de belleza, y además forman parte indisoluble de la expresión de cada persona. Cejas y pestañas contribuyen no sólo a proteger los ojos del sudor y de factores medioambientales como el polvo o la radiación solar. Son los elementos donde primero posamos la mirada cuando observamos a otra persona cara a cara. Y el diseño de las cejas ha vivido diferentes épocas, siempre marcadas por los gustos en boga, los cuales han llevado en ocasiones a preferir las cejas pintadas con lápices de maquillaje antes que las cejas naturales. Por eso hoy en día muchas personas han perdido el pelo de las cejas, debido a la depilación, o que han visto su posición o su expresión alterada por la incidencia de cirugías previas (típicamente, como resultado de un lifting facial). Aunque este no es el único motivo para la pérdida del cabello, ya que algunas personas padecen la enfermedad del lupus o el trastorno de la tricotilomanía, que también puede llevar a la pérdida del cabello en cejas. O tienen cicatrices y quemaduras en la zona. O están sometidas a tratamientos médicos que afectan y eliminan el folículo.

Para todos ellos, recuperar la densidad de las cejas puede ser posible, en función de la afectación que tenga el área a repoblar. Se trata de intervenciones de implante capilar de mucha menor extensión que en otras zonas más habituales, y que puede ser realizada tanto en hombres como en mujeres.

Para conocer la dirección de crecimiento del cabello a injertar éste no debe rasurarse. Esto hace que, en el implante de cejas para mujeres, la técnica de extracción más empleada de forma habitual sea el microinjerto FUSS (llamado también Strip o de tira). Esta diferencia se basa en que, a diferencia de lo que sucede con las cejas de los hombres, las mujeres tienden a peinarlas. Para obtener un resultado adecuado es necesario realizar los implantes con la máxima precisión posible para que queden orientados conforme a la dirección natural del resto de cabellos. En el caso de los hombres, sin embargo, se suelen utilizar indistintamente cualquiera de las técnicas existentes.

Lo recomendable en este tipo de microinjerto es tener primero en cuenta el ciclo de crecimiento-caída del pelo de las cejas, con un 15% de folículos en constante crecimiento frente a un 85% del cuero cabelludo. Y diseñar un implante de cejas que sigan la forma natural del rostro, con pequeños ajustes para reducir el grosor si así se desea, para arquearlas o para aumentar la distancia entre ellas. Tener cejas tatuadas no es impedimento para el implante de cejas. El diseño del microinjerto se realizará en función de la forma de la ceja y no del tatuaje porque en la gran mayoría de los casos, éste es menos natural y suele ir desapareciendo con el tiempo. 

Luego se elige una zona donante donde el pelo sea lo más parecido posible a la ceja en cuanto a grosor y textura, y finalmente se realiza el implante capilar en la zona de las cejas. La intervención es ambulatoria, no necesita hospitalización, la anestesia es local y la duración del proceso está entre tres y cuatro horas. No existen prácticamente molestias y no hace falta usar vendajes. A las 48 horas puede lavarse la zona, sin frotar, y aplicarse las cremas o maquillajes que se desee, sin tocar la zona intervenida. Se recomienda proteger las cejas de la incidencia directa del sol con unas gafas durante el mes o mes y medio posterior a la intervención. Durante los seis meses siguientes se recomienda utilizar cremas de protección solar de alta graduación en caso de exponer la zona de forma prolongada al sol.

El resultado de unas cejas “nuevas” es realmente positivo. Incluso en cejas que hayan sido previamente tatuadas, ya que hasta hace poco el único recurso estético que se ofrecía para la falta de cejas era la micropigmentación. 

Implantes en pestañas

El microinjerto capilar también puede ser una solución eficaz para ofrecer en casos concretos para gente a quienes se les han caído las pestañas en algún proceso irreversible, como cicatrices, varicelas o quemaduras. Para poder realizar un implante de pelo en pestañas con éxito, es fundamental la valoración previa del tejido del borde palpebral. Esta valoración la debe realizar un cirujano. hay que tener en cuenta que, además de su aspecto estético, la función de las pestañas es ayudar a proteger al ojo de los cuerpos extraños procedentes del exterior, por lo que son extremadamente sensibles al tacto y cualquier contacto desencadena el reflejo del parpadeo.

En el caso de poder realizarse, este tipo de implante se realiza siempre con la técnica FUE de extracción de folículos sin sutura en la zona donante, por tratarse de microinjertos de muy poca extensión y un número muy bajo de folículos. Esta técnica es la adecuada en casos donde se implantan pocas cantidades de pelo, como sucede en el caso de las pestañas. La intervención consiste en extraer unas cuantas unidades foliculares de la zona posterior o lateral del cuero cabelludo (donde el grueso del cabello se asemeje más al de las pestañas) mediante una mínima incisión, manteniendo el pelo largo y posteriormente implantarlo en el borde del párpado con unas pequeñas punciones de aguja. 

El resultado estético mejora la apariencia del rostro permitiendo un aspecto natural en la mirada, y la recuperación de las funciones naturales de las pestañas. El resultado final depende de la calidad del pelo donante. Tendrán que recortarlas de forma habitual y habituarse a usar un rizador de pestañas para un mejor resultado estético.

¿Por qué se caen las pestañas?

Causas de la Madarosis o Milfosis:

  • Enfermedades de la piel que afectan a la cara y región periocular  (psoriasis, liquen plano, ictiosis, acrodermatitis). Son enfermedades de tipo cicatricial y con características autoinmunes.
  • Enfermedades infecciosas como el herpes zoster, tuberculosis, sífilis infecciones por hongos, orzuelos.
  • Enfermedades endocrinas
  • Estados nutricionales carenciales (que implican al zinc, proteínas y biotina)
  • Condiciones congénitas como la Atriquia congénita o la triquiasis
  • Algunos medicamentos y tóxicos (quimioterapia, anticoagulantes, antilipemiantes, mióticos, propanolol, antitiroideos)
  • Traumatismos accidentales, cirugía de párpados, quemaduras, tatuaje de párpados
  • Tricotilomanía.

Implantes de pelo en cicatriz

Hay cicatrices que dejan más marca que otra, y las heridas en zonas cubiertas de pelo suelen resultar muy visibles. Por ello, cuando queda una cicatriz en la cabeza o en las cejas, la marca es muy evidente. En el caso de los hombres también ocurre en la barba, el pecho, el abdomen o incluso en los brazos y piernas, donde cada una de esas cicatrices destaca por estar rodeada de pelo. Y por eso hay pacientes que demandan el implante capilar sobre tejido cicatricial o sobre quemaduras.

Este tipo de microinjerto puede llevarse a cabo mediante cualquiera de las técnicas disponibles, pero siempre hay que establecer si puede o no realizarse en función del grado de afectación que tenga el área a repoblar. En primer lugar, se evalúa el tipo de cicatriz para analizar la elasticidad del tejido, su localización, su extensión y la vascularización de la zona receptora del trasplante. No es lo mismo una cicatriz proveniente de una cirugía planificada, en la que se ha minimizado la sutura, que las provenientes de traumatismos o cualquier afectación incidental. En cualquier caso, las expectativas de poder realizar un implante de pelo en una cicatriz son siempre menores que en una piel sana, por lo que es muy necesario un estudio previo exhaustivo y, frecuentemente, la realización del microinjerto en varias sesiones. 

El microinjerto en cicatrices debe realizarse siempre sobre pacientes adultos, porque en el caso de los niños los tejidos están todavía sujetos a una posible evolución posterior como parte de su crecimiento. 

Para poder cubrir una cicatriz en el cuero cabelludo siempre es necesario realizar dos sesiones de microinjerto. La zona cicatrizada tiene menos vascularización por lo que las incisiones para los injertos deben realizarse con una mayor separación, para no dañar el tejido. La segunda sesión se realiza pasado un año desde la primera, para poder dotar a la zona de la densidad que le corresponda.

En el caso del microinjerto sobre cicatrices en barbas o cejas, al ser más pequeñas y encontrarse en zonas de menor densidad de cabello, suele bastar con una única sesión. Además, la piel de la cara tiene una mayor vascularización que la del cuero cabelludo, lo que favorece la supervivencia de los folículos implantados.

implante-de-pelo-en-cicatriz

El postoperatorio es similar al del resto de intervenciones de microinjerto, con un proceso corto de recuperación tras la intervención con anestesia, que se realiza siempre sin hospitalización. Durante unas semanas se debe proteger la zona en la que se ha implantado pelo para que no le llegue la luz solar directa. También se deben evitar los esfuerzos físicos, los baños en piscina o los tintes capilares, como parte de los cuidados. Y al cabo de un período entre 6 y 8 meses los cabellos injertados vuelven a crecer dentro de las unidades foliculares.

Implantes capilares para mujeres

trasplante-de-pelo-para-mujeres

La pérdida capilar en mujeres se manifiesta habitualmente en la parte frontal y superior de la cabeza, dando lugar a una apariencia general de escasez de pelo. La alopecia en las mujeres suele resultar más problemática que en los hombres tanto por sus causas como porque resulta más difícil de aceptar.

Sin embargo, la pérdida de cabello por alopecia androgenética en las mujeres no es extraña. La alopecia femenina se ha visto incrementada en los últimos años de forma progresiva provocada, entre otros factores, por los desequilibrios hormonales, el estrés o una mala alimentación. 

También es común perder pelo tras el parto, si hay un déficit de nutrientes como el hierro, y es una situación temporal hasta que el organismo se recupera, si bien existen tratamientos capilares específicos para esta época. Y es común perder pelo en la menopausia, o a raíz de enfermedades tiroideas, de la toma de pastillas anticonceptivas o por la producción excesiva de andrógenos, llamada hiperandrogenismo.

 

Recurrir al implante de pelo como solución para una alopecia femenina debe realizarse cuando se hayan evaluado estos factores para tener claro que no se trata de una situación coyuntural que pueda ser revertida con cambios de hábitos (alimentación, higiene,…) o con otro tipo de tratamientos capilares. En Svenson, antes de llegar a realizar un microinjerto a mujeres, se determina el grado y evolución de cada paciente dentro de la escala del patrón de alopecia femenina, valorando cómo será su aspecto una vez se realice el implante, y su evolución previsible para obtener los mejores resultados a medio y a largo plazo. Como el pelo de las mujeres con alopecia suele estar muy debilitado, ser muy fino, y disponer de escasa elasticidad en el cuero cabelludo y ofrecer una cobertura menor, las expectativas de mejora son distintas que en casos de alopecias más avanzadas como los de los hombres, y por ello es frecuente tener que realizar el trasplante en dos sesiones.

Svenson realiza un examen capilar gratuito en sus centros para cualquier mujer que haya detectado pérdida de cabello por encima de su ritmo normal, y asesoramiento sobre qué solución puede ser la más conveniente en cada caso.