Microinjerto en las cejas: una excelente solución a la alopecia en esta zona

CejasAunque muchas veces no se les presta la atención que merecen, las cejas ocupan un papel fundamental en la valoración global de la belleza del rostro. Además, forman tándem con las pestañas, ya que su función es complementaria a la de éstas: proteger a los ojos del sudor y de factores medioambientales como el polvo o la radiación solar. Lo cierto es que este rasgo facial siempre ha estado a merced de las modas. Ya en el Antiguo Egipto, lo que se llevaba entre la población femenina era depilarlas y dibujarlas después con khol. Esta tendencia a reducir las cejas a su mínima expresión ha sido una constante a lo largo de la historia y es una de las causas de que se produzca alopecia en esta zona. Es por ello que, aunque esta pérdida de pelo no sea una alopecia femenina propiamente dicha, tiene una mayor incidencia entre las mujeres.

Hay que tener en cuenta que el pelo de las cejas también tiene su propio ciclo de crecimiento-caída. Por ejemplo, alrededor del 15% de sus folículos está continuamente en fase de crecimiento (este porcentaje es del 85% en el caso del cuero cabelludo). Sin embargo, hay determinadas circunstancias que pueden producir la pérdida temporal o definitiva del pelo de esta zona. Es el caso de enfermedades como el lupus o trastornos como la tricotilomanía. Otra causa de la desaparición del pelo de las cejas son las cicatrices y quemaduras y determinados tratamientos médicos, que pueden afectar al folículo de la ceja hasta hacerlo desaparecer.


El microinjerto en las cejas supone una excelente solución para estos casos. Esta intervención, que cada vez es más popular entre la población femenina, consiste en extraer pelo de una zona donante (siempre se busca que sea lo más parecido al de la ceja en cuanto a grosor y textura) e implantarlo en la zona de la ceja. Esta intervención se realiza de forma ambulatoria, con anestesia local, y su duración es de entre dos y cuatro horas.

Se puede decir que las molestias en el postoperatorio y los cuidados posteriores que requieren los implantes en las cejas son prácticamente inexistentes. Tan solo se recomienda llevar gafas de sol durante la primera semana posterior a la intervención para proteger esta zona. No es necesario recurrir a otro tipo de protección (vendajes). Los resultados son muy satisfactorios y se pueden someter a esta intervención las personas que presenten alopecia en esta zona y también aquellas que lleven las cejas tatuadas (hasta hace poco tiempo, el tatuaje o micropigmentación era el único recurso estético para “suplir” el pelo de las cejas perdido).

Un consejo final: para definir las cejas evitando el riesgo de perder el pelo de esa zona, lo mejor es seguir su forma natural y, sobre ella, realizar pequeños ajustes para reducir el grosor, arquearlas o aumentar la distancia entre ellas.

Foto: HausOf Diegoo