Las entradas y el precio de un implante capilar, principales consultas sobre el microinjerto

6736189489_cf0d357e06_zSometerse a una intervención de microinjerto es una cuestión que suscita muchos interrogantes, debido a los muchos factores implicados en esta decisión: el hecho de ser o no el candidato ideal para este tipo de solución; las dudas acerca de lo más o menos dolorosa que puede resultar la intervención; la duración de la misma; las zonas, además de la cabeza, en las que se puede llevar a cabo un microinjerto; las recomendaciones que se deben seguir antes, durante y después del implante; el tiempo que hay que esperar para poder apreciar los resultados definitivos del microinjerto… Sin embargo, y a tenor lo que reflejan las preguntas que los clientes dirigen a los profesionales de Svenson, claramente hay dos cuestiones que encabezan el “ranking” de las preocupaciones respecto al microinjerto: el precio de un implante capilar y la posibilidad de realizarse implantes en las entradas.

En cuanto al precio de esta intervención, éste varía según la zona a tratar y, también, en función de las peculiaridades de cada paciente. El precio medio de un microinjerto oscila entre los 5.000 y los 7.000 euros. En el caso de la zona frontal, el coste mínimo sería de unos 3.500 euros; en las entradas, el precio total oscila entre los 3.000 y los 6.000 euros, un precio similar al de las intervenciones de microinjerto que tienen como finalidad dar más densidad a la barba. El coste aproximado de un microinjerto en las cejas es de alrededor de 3.000 euros, mientras que el precio mínimo de un microinjerto en las patillas es de 3.500 euros. En todos los casos, y al igual que ocurre con el resto de las soluciones capilares que ofrece, Svenson cuenta con diferentes tipos de financiación para sus clientes.

Respecto a la otra cuestión, la posibilidad de ponerse pelo en las entradas, es una constante por parte de la mayoría de las personas que estudian la posibilidad de someterse a una intervención de microinjerto. Esto tiene su razón de ser en el hecho de que esta zona suele ser la primera en la que la alopecia hace acto de presencia, produciendo en casi todos los casos un efecto que hace que se aparente más edad de la que realmente se tiene. Hay que tener en cuenta que esta zona enmarca la cara, jugando un papel importante en la expresión del rostro, ya que le da personalidad. Es por este motivo que muchos de los candidatos al microinjerto temen que al “restituir” en esta zona el cabello perdido su aspecto pierda naturalidad. Para evitar este efecto, los especialistas de Svenson analizan cada caso en concreto, realizando previamente un diseño muy cuidado de esta zona de forma que, tras la intervención, la persona siga manteniendo su expresión y sus “señas de identidad” faciales, asegurando así un resultado muy estético y natural.

 

FOTO: 401 (K) 2012