Implantes en las entradas: ¿a partir de qué edad pueden realizarse?

11220929004_e504dcf17d_zPonerse pelo en las entradas es una decisión que cada vez adoptan más hombres (y, también, mujeres), especialmente los más jóvenes. Y es que la pérdida de cabello en esta zona suele ser el primer síntoma con el que la alopecia hace su aparición. El principal efecto que produce en el aspecto es el de añadir más años, y este suele ser uno de los principales motivos que animan a muchas personas a solucionar este problema mediante implantes en las entradas que, de hecho, se ha convertido en una de las intervenciones de microinjerto más solicitadas.

Al igual que en el resto de las intervenciones de implante capilar, el microinjerto en las entradas consiste en la extracción de folículos de las zonas de la cabeza en las que el cabello está codificado genéticamente para no caerse (generalmente el área posterior) para después implantarlos en la zona afectada por la alopecia, en este caso las entradas, respetando el ángulo de crecimiento y la dirección de cada uno, con el objetivo de conseguir un resultado lo más natural posible.

Una de las dudas que con más frecuencia les surgen a las personas que se deciden por esta intervención es a partir de qué edad es posible someterse a un microinjerto y si existe algún límite específico en este sentido. La respuesta de los expertos es que, en principio, no hay establecida una edad mínima para realizar esta intervención, aunque la recomendación general es que en el momento de hacerse el microinjerto la persona haya concluido su periodo de crecimiento. En el caso de los menores de edad, Svenson no atiende menores de 16 años, y los menores de edad de 16 y 17 años siempre deben acudir acompañados o con permiso por escrito de los padres o tutores legales.

Independientemente de la edad que se tenga, los especialistas de Svenson aconsejan, tanto a hombres como a mujeres, que se sometan a una intervención de microinjerto a partir del momento en que la alopecia empiece a suponer un problema para ellos (algo muy frecuente en el caso de las entradas) y que, tras probar un tratamiento médico o cosmético, éste no haya sido suficiente para solucionar su pérdida de pelo. Una premisa fundamental antes de someterse a esta intervención es que se lleve a cabo un buen diagnóstico, ya que puede ocurrir que la alopecia no sea definitiva sino reversible y que, por tanto, pudiera solucionarse mediante un tratamiento médico, sin que el microinjerto sea necesario.

Otra de las cuestiones que más interesan a las personas que se plantean someterse a esta intervención es cuál es el precio de un implante capilar. Este aspecto depende principalmente de la zona a tratar, de las características del paciente y del número de unidades foliculares a implantar. En el caso concreto de un trasplante de pelo en las entradas, el precio de la intervención suele oscilar entre los 3.000 y los 6.000 euros, existiendo, al igual que en resto de las opciones de microinjerto, la posibilidad de diferentes tipos de financiación.

FOTO: reynermedia