FUE y Strip: dos técnicas para la operación de microinjerto

Extraer cabello del área donante (situada en la parte posterior del cuero cabelludo) y trasplantarlo en aquella zona (generalmente, la frontal) afectada por la alopecia: en esto consiste, básicamente, la técnica del microinjerto. La información sobre el proceso de ponerse pelo se centra generalmente en aspectos como el precio
del microinjerto
, pero también hay que tener en cuenta la forma en la que se produce la extracción del cabello que va a servir de “suministro” para el microinjerto en las entradas y en otras zonas de la cabeza o del cuerpo.

La extracción de cabello en la zona donante para realizar la operación de microinjerto se puede realizar empleando dos técnicas: la técnica FUE (extracción de unidades foliculares) y la técnica Strip o método de extracción de la tira (también conocido como Unidad de Trasplante Folicular, FUT). Ambas técnicas, muy similares, se diferencian en el proceso de extracción del cabello. En la técnica FUE, cada folículo se extrae de forma individual, lo que permite al especialista seleccionar las unidades foliculares que ofrecen una mayor cantidad de pelos por injerto sin necesidad de utilizar el bisturí ni de aplicar puntos de sutura. Esta técnica está indicada para los casos en los que la intervención de microinjerto
está encaminada a solucionar problemas de pérdida de pelo leves o moderadas
como, por ejemplo, restaurar la línea frontal del cabello en las primeras etapas de la alopecia, o en los casos en los que es necesario implantar poca cantidad de pelo (cicatrices, barba, patillas, cejas).

La técnica Strip es la más tradicional y consiste en la extracción de una tira de piel a partir de la cual se obtienen los folículos que se van a trasplantar. Como consecuencia de la obtención de esta tira hay que realizar una sutura en la zona donante, quedando una cicatriz imperceptible. A diferencia de la técnica FUE, en la que se obtiene el cabello donante “pelo a pelo”, la Strip permite disponer de una gran cantidad de cabello, lo que a su vez hace posible una gran cantidad de injertos en una sesión más corta.

La elección de uno u otro método depende de las características de cada paciente y del criterio que, tras analizar cada caso en concreto, tenga el especialista que va a llevar a cabo la operación de microinjerto. Una técnica no excluye a la otra, ya que ambas se pueden aplicar de forma complementaria, sobre todo en aquellos casos en los que la intervención no se pueda realizar en una sola sesión porque se necesite un número importante de injertos capilares o se precise una mayor densidad capilar. Las personas que se ponen en manos de los especialistas de la clínica Svenson reciben información detallada y personalizada tanto de estas técnicas como del resultado final que pueden esperar de un microinjerto.