Fotos de famosos con pelo y sin pelo: así cambia su aspecto

7028626231_5c93c52d79_z¿Cómo quedaría con más pelo?, ¿cambiaría mucho mi aspecto sin tantas entradas?, ¿qué tal saldría en las fotos si la calvicie no fuera tan evidente? Estas preguntas, que la mayoría de las personas “de a pie” que empiezan a perder pelo se hacen en algún momento, también se las plantean con frecuencia los expertos en imagen y los responsables de muchas publicaciones cuando se trata del look de los personajes famosos que salen habitualmente en las portadas u ocupan muchas horas en los programas de televisión. Y es que en esto de perder pelo y de plantearse cómo cambiaría la imagen con implantes capilares, no hay diferencia entre “anónimos” y miembros de la realeza o del star system.

Como ejemplo de esta elucubración sobre el antes y el después de un microinjerto se puede citar la idea que tuvo la versión británica de la revista Vanity Fair de “repoblar”, por la vía rápida del Photoshop, la cada vez más escasa cabellera del príncipe Guillermo. Así, y en un amplio reportaje que la revista incluyó en su número de agosto del año pasado con motivo del primer cumpleaños del príncipe George, la publicación optó por mejorar el aspecto de su futuro monarca. En la foto elegida para la portada, correspondiente a un viaje que los duques de Cambridge hicieron a Australia, la publicación espesó el cabello de la parte frontal de la cabeza de Guillermo y avivó un poco el tono natural de su cabello, con el objetivo de disimular la calvicie incipiente de príncipe. El “truco” fue descubierto por el diario The Telegraph, al comparar la imagen que ilustraba la portada de Vanity Fair con la original y que permitía comparar las fotos con pelo y sin pelo del hijo de la llorada Lady Di.

Con un talante menos “cortesano” y más jocoso, un sitio web especializado en concursos de manipulación fotográfica, tiene una entrada en la que realiza justo el ejercicio contrario, esto es, mostrar cómo sería la imagen de personajes famosos que lucen cabellera si se quedaran calvos. Así, y en una divertida recreación, es posible comprobar las fotos con pelo y sin pelo de personajes como George Clooney, Ben Stiller, Sean Penn y hasta la mismísima Marilyn Monroe.

Recreaciones, troques, photoshops y fotomontajes aparte, lo cierto es que uno de los aspectos más impactantes que rodean a las intervenciones de microinjerto es comprobar la imagen de la persona que se somete a esta operación antes del implante y la que ofrece cuando los efectos de esta intervención son visibles y definitivos. Es cierto que la espera no es apta para impacientes (el resultado final no se aprecia  hasta ocho o nueve meses después de realizar el implante capilar), pero en todos los casos, al realizar la comparativa entre ambas imágenes, es obvio que merece la pena.

 

FOTO: tsaiproject