Exceso de sebo

Cada uno de los cabellos tiene asignada una glándula sebácea que es la encargada de lubricarlos. La encima 5-alfa reductosa es la encargada de convertir la testosterona en DHT que se multiplica en el sebo.
 

Cuando el cuero cabelludo se va haciendo más delgado o desaparece esta glándula sigue produciendo la misma cantidad de sebo que cuando el cabello estaba sano. Esta producción excesiva de sebo provoca daños al resto del cabello produciendo así una aceleración de la calvicie.

Para tener un cabello sin grasa y conseguir una melena lisa, brillante y con volumen sigue estos consejos:  
Lávate el pelo de forma habitual, sin olvidar el acondicionador, para protegerlo del calor del secador. Tanto si llevas un corte recto como si es a capas, así debes alisarlo:

1. Seca bien el pelo con una toalla hasta que no quede una sola gota de agua. Pon un poco de espuma especial de volumen sobre un cepillo plano y peina con él todo el cabello para repartir bien el producto. Hazlo siempre desde las raíces hasta las puntas. Con la espuma, el pelo quedará brillante sin electricidad estática.

2. Hazte la raya en el lugar donde la lleves habitualmente y empieza a secar el pelo estirándolo con un cepillo redondo. Debes orientar siempre el aire de arriba hacia abajo para no abrir las escamas del cabello y emplear el secador a una distancia nunca menor de 30 cm. . Tienes que colocar el cepillo en la parte inferior del primer mechón, levantando las raíces, e irlo deslizando suavemente hasta las puntas.
 

Para evitar la caída del cabello de forma abundante y que se convierta en una calvicie es fundamental romper el círculo tratando de controlar el exceso de sebo.