Evolución y resultados del microinjerto capilar

El trasplante capilar como todas las técnicas de cirugía plástica y estética evoluciona constantemente. Cada vez se sofistican más las formas de poner en prácticas las técnicas, el uso de instrumentos y tratamientos postoperatorios.

Injertos-capilares Las técnicas actuales que proporcionan resultados altamente satisfactorios en los pacientes que se someten a la operación de Microinjerto folicular, deben el inicio de su desarrollo al dermatólogo japonés S. Okuda, quien comenzó sus prácticas a finales la década de los 30. Conocida como técnica Punch se trataba de remover folículos de la nuca, para luego implantarlos en las zonas calvas en pacientes con Alopecia Androgénica.

No obstante, fue a partir de los años 50 cuando se pusieron en práctica con mayor rigor los trasplantes de pelo, por el Dr neoyorquino Norman Orentreich, quien pudo demostrar que los cabellos de las zonas de la nuca y laterales de la cabeza eran resistentes a la Alopecia, independiente de la zona donde se hubiera realizado el trasplante.

A pesar de que durante las décadas de los 70 y 80, las intervenciones de microinjerto tomaron mayor auge, su éxito se vio limitado debido a que los pacientes presentaban un aspecto poco natural, como si tuvieran pelo de muñeca. Desde entonces, gracias a que el trasplante de pelo se sofistica cada vez más, en la actualidad cuenta con una mayor aceptación debido a que los resultados y el éxito de las operaciones son apoyados por:

  • El instrumental utilizado es cada vez más fino y de mayor precisión.
  • En sus inicios se trasplantaban de 1.000 a 1.500 cabellos por sesión y actualmente se trasplantan de 3.000 a 3.500.
  • Todas las técnicas actuales de Microinjerto se basan en el principio conocido como Donante Dominante, que garantiza que el folículo trasplantado a otra zona crecerá normalmente. 
  • el índice de supervivencia de los injertos supera la media del 98% de injertos que crecen en cada paciente.
  • El proceso de extracción y preservación de las unidades foliculares a trasplantar es más cuidadoso y realizado por un equipo de trabajo cualificado que brinda apoyo al cirujano.
  • Se realiza de forma más meticulosa el proceso de injerto, tratando recrear el estado original del pelo del paciente, en su estilo y peinado para dar una apariencia más natural.
  • Constante y riguroso seguimiento del paciente después de la operación.

Una buena operación de microinjerto obtendrá resultados naturales en el aspecto físico del paciente. Esta depende estrictamente de la experiencia y habilidad del cirujano, así como de la adecuada colaboración  del equipo que participan en la operación. Svenson cuenta con un grupo de especialistas, además de equipos y e instrumental sofisticados, donde se aplican las más avanzadas técnicas. Después del estudio de cada caso, el experto dará sus opiniones y mejores alternativas para quienes decidan someterse a una intervención de Microinjerto.