3 mitos sobre el microinjerto capilar

Mitos Cada vez existe más información acerca del microinjerto capilar, sus ventajas, las técnicas que existen o sus efectos. Esto es de gran ayuda para aquellas personas que están planteándose optar por la cirugía para resolver definitivamente el problema de la alopecia. Sin embargo, todavía existen algunos mitos que hacen que muchas personas tengan una opinión equivocada acerca de ciertos aspectos relativos a la intervención quirúrgica de trasplante del cabello.

Para comenzar, el microinjerto capilar o trasplante de pelo es una técnica que consiste en la extracción de cabellos, generalmente de la parte posterior de la cabeza, para su injerto en la zona donde se quiera recuperar pelo. La zona donante contiene cabello que está codificado genéticamente para vivir toda la vida, a diferencia de otras partes de la cabeza. Las raíces de estos cabellos se trasplantan en las zonas calvas, mediante un proceso que suele durar 3 horas y que busca  dar la misma dirección y ángulo del cabello original, consiguiendo así una apariencia natural y estéticamente perfectas.

Algunos de los mitos acerca del microinjerto que llevan a la confusión entre quienes están interesados en esta solución para eliminar la alopecia androgénica son:

1.- Los microinjertos son dolorosos.  No. El microtransplante presenta mínimas molestias en el paciente, quien después de la operación puede reiniciar su vida cotidiana.

  • La intervención se realiza con anestesia local, por lo que no se siente dolor ni requiere hospitalización.
  • La cirugía se tolera muy bien. Inicialmente el paciente sentirá alguna tirantez en la zona transplantada, en cuyo caso podrá tomar algún analgésico.

2.- Cualquiera puede hacerse un microinjerto. No. Existen algunos requisitos para decidir si se es un candidato adecuado para someterse a la intervención.

  • Los especialistas señalan que el microinjerto debe realizarse  siempre cuando la persona haya finalizado su periodo de crecimiento, tanto si se quiere disimular una cicatriz en la cabeza o para solucionar el problema de la alopecia de forma permanente.
  • El microinjerto también puede ser practicado en mujeres. Hasta hace poco se pensaba que las mujeres eran menos indicadas para esta operación, pero se ha demostrado que las mujeres tienen las mismas posibilidades de éxito que los hombres.

3.- Las cicatrices son visibles y se nota dónde se ha hecho el implante. No. Con los avances y mayor sofisticación en la técnica así como el uso de tecnología a la vanguardia, los resultados presentan un aspecto natural y las cicatrices no se ven.

  • Después de las primeras 24 horas del postoperatorio del microinjerto se notará la formación de una pequeña costra en la superficie de cada injerto, que irá desapareciendo en unos días.
  • El instrumental utilizado es cada vez de mayor precisión. Los cabellos se trasplantan siguiendo la misma dirección y ángulo del cabello original logrando una apariencia normal.
  • A partir de los 8 meses después del microinjerto se empezará a notar un crecimiento definitivo y normal del pelo trasplantado, siguiendo el aspecto y la línea natural del pelo original, debido a que se ha usado pelo del propio paciente. Los resultados definitivos pueden observarse al cabo de un año después del transplante de pelo.

En Svenson el precio de un microinjerto capilar es a partir de 5.000 euros. Las cifras varían dependiendo del tamaño de la zona a trasplantar, el grado de alopecia y el número de intervenciones necesarias.  En la web dedicada especialmente a microinjerto se pueden observar fotos de antes y después de pacientes que se han sometido a la intervención, así como conocer opiniones de clientes Svenson.